Prueba Auditiva

En este artículo hablamos sobre qué es una prueba auditiva, qué tipo de pruebas existen y cómo se interpretan los resultados que determinarán su nivel de pérdida auditiva.

¿Estás buscando un aparato para ti o tu familiar y aún no sabes cuál es la mejor opción? Entonces le recomendamos ver nuestra Guía de Aparatos auditivos. Puede descargarla AQUÍ>>>>

¿Qué es una Prueba Auditiva?

Una prueba auditiva es un examen diseñado para evaluar la capacidad auditiva de una persona, y así detectar la posible existencia de una pérdida auditiva.

El examen de audición se lleva a cabo en un centro auditivo o con un especialista. Durante este proceso, se realizan una serie de pruebas rápidas y completamente indoloras. El objetivo de dichas pruebas es el de determinar si el sistema auditivo está dañado o no.

Los expertos recomiendan acudir a un centro auditivo para una revisión una vez al año, sobre todo a aquellas personas mayores de 50 años.

Recuerde que una detección oportuna puede ayudar a evitar o frenar algunos procesos de deterioro auditivo.

Cómo Se Realiza Una Prueba Auditiva

El especialista normalmente inicia la prueba con una serie de preguntas relacionadas con su estado de salud en general, así como algunas relacionadas con su capacidad auditiva.

Una vez que tiene está información, el especialista llevará acabo una otoscopia para verificar si existen tapones de cerumen o alguna infección que puedan estar afectando la audición.

El siguiente paso es una prueba de audiometría tonal para determinar el umbral de audición del paciente, es decir, la capacidad auditiva del paciente.

A continuación el especialista llevará acabo una audiometría ósea, con la cual medirá la capacidad auditiva del oído medio. Durante esta prueba el especialista se asegura que el paciente no presente ninguna lesión interna.

Por último, se realiza una prueba de audiometría verbal. Con esta prueba el especialista determina la capacidad de la persona para distinguir los diferentes sonidos que hay en una misma palabra.

Tipos de Prueba Auditiva

Otoscopia: esta prueba sirve para examinar la parte más externa del oído, es decir, desde la oreja hasta el tímpano.

u principal objetivo es detectar posibles infecciones, así como otras patologías del oído como rotura del tímpano o tumores.

Esta prueba es hecha directamente por el médico con ayuda de un instrumento llamado otoscopio y es completamente indolora.

Audimetría tonal o aérea: este examen evalúa la capacidad del paciente para oír diferentes tonos puros.

La prueba se realiza a través de unos audífonos, los cuales transmiten tonos de mayor a menor volumen. Y cada vez que el paciente escucha un sonido, este se lo indica al especialista.

Audiometría Ósea:
El objetivo de la audiometría ósea es determinar si existe algún daño en la parte media del oído.

La prueba se realiza colocando un diminuto aparato de conducción ósea detrás de la oreja, el cual produce vibraciones. El procedimiento es idéntico al de la audiometría tonal.

Audiometría Verbal: es una test de audición que utiliza palabras para determinar la funcionalidad del sistema auditivo.

Durante esta prueba el especialista busca detectar si exista algún problema en los nervios auditivos encargados de mandar las señales del oído al cerebro.

También sirve para saber si existe alguna dificultad para que el cerebro detecte o comprenda ciertos sonidos del habla.

El procedimiento de la audiometría verbal consiste en la emisión de diversas palabras, las cuales el paciente deberá escuchar y más tarde repetir.

Audiograma

Una vez terminadas todas las pruebas el especialista entregará al paciente un audiograma.

El audiograma es un gráfico que proporciona una descripción detallada de la capacidad auditiva de una persona.

En él se muestran, tanto la audición útil del usuario (capacidad auditiva), como el grado de pérdida auditiva que padece.

El resultado se registra como una curva , la cual representa los umbrales de audición de la persona examinada. Un umbral de audición de entre 0 a 25dB es considerado normal.

Las audiometrías se leen de la siguiente manera: